¿Sabías que en el Museo de Bellas Artes de Valencia existe una escultura de Gastón de Moncada, Señor de Chiva?

24.02.2022

En artículos anteriores hemos visto, a través de los mapas, la conexión de nuestras tierras con los diferentes estados de la península itálica y con algunos artistas del renacimiento. De ahí que podamos ver muestras de este estilo artístico muy pronto en Valencia, dada su gran relación con los territorios transalpinos en el siglo XV y comienzos del XVI, gracias a personajes como Alfonso el Magnánimo o la familia Borja. Así, vemos notables ejemplos en pintura (como los Ángeles músicos de la Catedral) o en arquitectura (claustros como el del Embajador Vich o el de la Iglesia del Patriarca); pero también de escultura y, en concreto, de escultura funeraria, como la figura orante del Señor de Chiva, Gastón de Moncada y Cardona, que se conserva en el Museo de Bellas Artes de Valencia.

El Renacimiento introduce nuevos tipos de sepulcro integrados siempre en una capilla funeraria: el sepulcro monumental. El difunto es representado con gesto plácido de durmiente o con actitud de orante arrodillado. Se insertan epitafios laudatorios, símbolos y emblemas mortuorios, insignias heráldicas y la figura humana de carácter naturalista. Uno de los conjuntos más ricos de la estatuaria funeraria valenciana fue el panteón de los Moncada en la iglesia del monasterio Trinitario del Remedio fundado por el chivano Guillem Ramón de Moncada, obispo de Tarazona y canciller real, que sufragó las obras de ampliación del convento en 1504 y 1516 y erigió en el presbiterio tres sepulcros monumentales, el de sus padres, el de su hermano, Virrey de Nápoles y el de su sobrino Gastón de Moncada.

Destruido el convento, la iglesia y los sepulcros, en 1841, de todo el conjunto funerario, solo se conserva esta figura orante de Gastón. Una talla de 150 x 68 x 67 cm, minuciosa y detallista, labrada en mármol italiano de forma minuciosa y detallista. Ésta fue desenterrada y trasladada al Museo de Bellas Artes, donde hoy se exhibe.

Precisamente, la obra de José Rodríguez: Sacro y solemne novenario, públicas y lucidas Fiestas que hizo el Real Convento de N. S. del Remedio de la Ciudad de Valencia a sus dos Gloriosos Patriarcas San Juan de Mata y San Félix de Valois (...), impresa en Valencia en 1669, es el primer documento que describe la escultura funeraria del Señor de Chiva, posiblemente de 1515 y de autor desconocido.

Gastón de Moncada, arrodillado sobre un almohadón y con elegante ademán, viste armadura, en la que se aprecian los remaches de unión, cota de malla y espada. Sobre la empuñadura desaparecida apoyaría la mano izquierda, que tampoco existe. Su mano derecha, tallada con gran delicadeza, apoya sobre el pecho. Su cabeza, tocada con gorra entera de vuelta muy ancha, de origen italiano y adornada con una joya en uno de los laterales, deja ver el corte de pelo propio de principios del siglo XVI, en el que se aprecian perfectamente los mechones en la parte posterior. Es el mismo tocado y la misma indumentaria a la "italiana" que apreciamos en los retratos que se conservan de su ilustre hermano Hugo y que hemos visto en otras ocasiones.

Parece que Gastón, el primogénito de Pedro Ramón de Moncada y Vilaragut y de Beatriz de Cardona, murió en 1523, heredando nuestra baronía el primero de sus hijos barones Juan de Moncada y Tolsá que consiguió el título de Condado para su señorío de Aytona. Luego su hijo, Francisco de Moncada y Folch de Cardona, lo elevaría a marquesado, pero eso ya es otra historia que abordaremos más adelante. De momento, nos detenemos a admirar esa joya escultórica de alabastro que pudo salvarse de una de tantas tropelías que ha padecido el patrimonio valenciano, allá por 1841, el mismo año en que ocurría el pronunciamiento contra el regente del reino de España, el general Espartero.


JCM

Centro de Estudios Chivanos (CECH)