¿Sabías que la Sociedad de Socorros Mutuos participó, en 1916, en la solicitud de indulto para el Dr. Alegre?

14.07.2021

En diferentes foros y publicaciones se ha destacado la gran labor social que la Sociedad de Socorros Mutuos ha ejercido en Chiva, desde su fundación en el siglo XIX; pero en esta ocasión queremos destacar su implicación, también, en causas justas que trascendían el marco de nuestra población, poniendo como ejemplo la dramática historia que a continuación queremos desvelar.

Así, tenemos noticia de que el 5 de diciembre de 1916, se adhirieron a la campaña en favor de la libertad del doctor Alfredo Alegre (médico de El Pobo -Guadalajara-, preso en San Miguel de los Reyes), doscientos cuarenta y seis alumnos y alumnas de la Escuela que sostenía la Sociedad de Socorros Mutuos; también su director, Pedro J. Alcarria y los profesores Isabel María Igual, José Alcarria y Francisco Hernán.

Como cuenta Tomás Gismera Velasco, en su libro El Pobo: La causa del Doctor Alegre Jarque, este médico castellonense (de Val de Uxó, 1869) se trasladó con su mujer y sus tres hijos a ejercer la medicina a la citada población molinense, que entonces no tenía el apellido "de Dueñas", tal y como hoy la conocemos. Lo hizo desde Bronchales (Teruel) siguiendo las promesas del alcalde de la población, Don Julián, de un aumento salarial y de que sus oficios serían pagaderos por trimestres vencidos. En este punto hay que reseñar que, en aquella época, los médicos rurales, en la mayoría de los casos, eran contratados por el Ayuntamiento y recibían los emolumentos en función al número de vecinos que atendían; unas pagas que no tenían que ver con las actuales y que, muchas veces, incluso eran en especie.

Pero los compromisos municipales se incumplieron a los dos meses de su llegada y solo recibió largas; además, para colmo de su desdicha, su mujer y su hija cayeron gravemente enfermas apenas se asentaron en el lugar. Así que el Dr. Alegre se encontró arruinado, y cada vez con más deudas, viviendo de la caridad de los vecinos.

La desesperación hizo que el 6 de julio de 1915 se enfrentara al alcalde, exigiendo el cumplimiento de su contrato. Don Julián sacó una navaja y don Alfredo le disparó cinco tiros, con su pequeño revolver, en legítima defensa, rozándole con tres balas que no revistieron gravedad (en la pantorrilla, el hombro y la espalda), como así indicó el médico de Setiles; sin embargo, Alegre, que se entregó a la Guardia Civil, fue encarcelado en Molina, donde quedó a la espera de decisión judicial.

El problema fue que el alcalde falleció a los pocos días y, pese a que, tras una autopsia posterior, diferentes académicos forenses exculpaban al Dr. Alegre y consideraban que la causa real del fallecimiento las múltiples enfermedades que padecía: cirrosis del hígado y unos riñones y un corazón que apenas funcionaba, las autoridades afines al difunto consiguieron mantenerlo en prisión.

Para colmo, mientras esperaba el juicio, falleció su mujer, y sus hijos quedaron desamparados. El tribunal actuó de forma parcial y, en un proceso, al parecer, cargado de irregularidades, en el que no se admitieron pruebas y declaraciones que, de una u otra manera, testimoniaban, como hemos insinuado, que Alegre actuó en defensa propia y que la causa de la muerte del alcalde no la provocaron sus disparos, fue condenado a catorce años, ocho meses y un día de prisión por homicidio.

Su caso puso en pie de guerra a los profesionales sanitarios, a estudiantes, a médicos, escritores, periodistas o profesores y alumnos de entidades como nuestra Sociedad de Socorros Mutuos, que se sumaron a su causa durante los años siguientes, solicitando su indulto incluso en campañas de prensa nacional, y recaudando donativos para sus hijos.

Al final, no fue escuchado todo este clamor popular en todo el país y nuestro doctor penó primero en la cárcel de Guadalajara y, después, en la de San Miguel de los Reyes, en Valencia, siendo puesto en libertad en junio de 1924, tras cumplir más de las dos terceras partes de la condena.


JCM

Centro de Estudios Chivanos (CECH)


*Nota: La imagen que encabeza esta extraída de la publicación de la época "Mundo Gráfico" que recoge la noticia (en el centro de la página) del encarcelamiento del Dr. Alegre.