¿Sabías qué nuestra estratégica villa tuvo un papel relevante, también, en la guerra de sucesión?

12.05.2021

Efectivamente, el 3 de enero de 1706, las tropas borbónicas, bajo el mando de Antonio del Valle se concentraban en Chiva, para organizar el asedio a la ciudad de Valencia, que meses antes había sido tomada por las tropas del Archiduque Carlos de Austria, al mando del general Juan Bautista Basset Ramos. Este contingente había de reunirse con otro que entraría por Aragón, bajo las órdenes del Conde de las Torres, con lo que se ponía en serio peligro la ciudad de Valencia y a la revuelta austracista.

Para obstaculizar los planes de Felipe V, Basset intentó, entre otras, una acción rápida y por sorpresa para desalojar las tropas de Chiva. Un combate que se narra en el libro: Sucellos fatales desta ciudad y Reyno de Valencia o puntual diario de los sucedido en los años de 1705, 1706 y 1707.

Fue a primera hora del martes, 5 de enero y supuso un rotundo fracaso para los maulets: "A las nueve de la mañana, se le acercaron a Chiva (las tropas austracistas), y saliendo solo 28 caballos de Felipe V, chocaron con los primeros y mataron de los bacetistas unos 18, y entre estos al sobrino de Bacet, Ignacio Bacet y al capitán Ximénez Catalán Banco herido; y Mauro Rius, sobrino de Bacet, herido y prisionero. Dieron a huir a los bacetistas y delante, su general vencido, que entró ya de noche en Valencia, abandonado y triste".

Según Carmen Pérez Aparicio (Don Juan Bautista Basset y Ramos. Luces y sombras del líder austracista valenciano) los partidarios del Habsburgo, muy superiores en número, perdieron treinta hombres y una cifra superior de prisioneros fue capturada por las fuerzas regladas borbónicas.

Pero, si bien el infructuoso ataque no tuvo una trascendencia militar relevante, si "tuvo un amplio eco fue en la ciudad de Valencia, porque la imagen de Basset quedó bastante deteriorada y él personalmente muy afectado por la detención y muerte de dos sobrinos suyos y estrechos colaboradores. También tuvo efectos muy negativos entre los habitantes de la capital, porque hizo aumentar el clima de inseguridad que allí se vivía, alimentado por continuos rumores y alarmas y ahora por el temor de la inminente llegada del ejército borbónico".

Además, la historiadora añade: "pero lo más significativo de todo ello es que la iniciativa de Basset mereció también la reprobación del mismo archiduque, porque consideraba que, llegados allí los enemigos y realizadas varias obras de fortificación, hubiera sido más conveniente pasar a ocupar la villa de Requena, puesto que eso hubiera obligado a Antonio del Valle a abandonar Chiva y el Reino de Valencia para acudir en auxilio de la villa castellana".

Las tropas borbónicas tuvieron que permanecer algún tiempo inactivas en Chiva, a la espera de refuerzos y no fue hasta el 8 de mayo de 1707, cuando el mariscal de campo Antonio del Valle, entró victorioso en Valencia; posteriormente fue nombrado gobernador de la ciudad.


JCM

Centro de Estudios Chivanos (CECH)