28.12.2021

¿Sabías qué un personaje de una conocida obra de teatro del s. XIX es el héroe de Chiva?

Si el número pasado recomendábamos diferentes e interesantes libros publicados por el CECH, dedicados a la historia de Chiva, en estas fechas festivas queremos seguir invitando a la lectura desde estas páginas; además aprovechamos para reiterar a los vecinos nuestras felicitaciones navideñas.

En esta ocasión, pues, queremos sugerir una obra de teatro, que nos acerca nuestro compañero David Mújica: La piedra de toque. Ésta es una comedia de época, en tres actos, escrita por Eduardo Zamora y Caballero (1835-1899). También conocida como El héroe de Chiva (según nos confirma Mújica) fue estrenada en el Teatro de Variedades de Madrid, en 1862 y editada por la imprenta de José Rodríguez, en 1863, tras la autorización del censor Antonio Ferrer Del Río.

Precisamente, uno de los personajes de este divertido texto es Don León, capitán de la Milicia Nacional y héroe condecorado de la famosa Batalla de Chiva, una de las acciones bélicas más importantes de las conocidas como guerras carlistas y a la que se alude en diferentes ocasiones en los diálogos de las diversas escenas. No es de extrañar la alusión a este acontecimiento acaecido en nuestro pueblo por parte de un autor nacido en Valencia y que, además de dramaturgo, fue historiador, periodista, político y militar; prototipo de un caballero del XIX.

Efectivamente, Zamora, descendiente, de militares, tanto por vía paterna, como materna, nació en la ciudad del Turia, el 24 de agosto de 1837, aunque pronto se trasladará a la capital de España, para trabajar como periodista y, más tarde, darse a conocer como autor dramático. Así, será redactor de El Tiempo, director del rotativo La Europa y corresponsal del Diario de Barcelona.

Además, desempeñó diversos cargos públicos, como el de gobernador civil de Canarias. Quizá esta dedicación política, esté relacionada con su matrimonio con la barcelonesa Rosa Ugarte y Pagés, hermana de Francisco Javier, relevante abogado y ministro de Gobernación durante la regencia de María Cristina de Habsburgo-Lorena y de Gracia y Justicia, además de Fomento, durante el reinado de Alfonso XIII.

Pero volviendo a su labor literaria hay que destacar su obra histórica de siete volúmenes: Historia general de España y sus posesiones de ultramar desde los tiempos primitivos hasta el advenimiento de la República; o sus poesías, recogidas libros como: Ecos del alma, Romancero de la guerra del Pacífico, El rebuzno de Yara o romancero histórico. Pero, sobre todo, novelas como: El cura Merino, La niña expósita o El asesinato de una madre; y obras dramáticas, como: La mejor joya, del enemigo el consejo, El estado de sitio El sombrero de mi mujer, El laurel y la oliva, ¡El rey ha muerto! ¡Viva el rey!, Una comedia más, Un día en el gran mundo, El sastre del campillo, Un vago de real orden, Enmendar la plana a Dios, Una jugada por tabla, La muerte de Cleopatra, La propiedad es un robo, La mejor joya el honor, Los pobres de levita, Marco Spada, ¡Me conviene esta mujer!, Un tenor, un gallego y un cesante, el honor; Los celosos, La última batalla, Locura contagiosa o, la citada, La piedra de toque, entre otras.

Esta obra, del prolífico autor valenciano, destaca porque utiliza el amor como "piedra de toque" para conocer la esencia humana; pero a nosotros, nos llama la atención, sobremanera, la constante referencia, en ella, a esa heroica contienda ocurrida en nuestro pueblo en 1837, que dio pie a la medalla de la batalla de Chiva de la que presume el bueno de Don León, y que fue uno de los distintivos marciales más prestigiosos y emblemáticos de nuestra historia; una cruz simbólica que, también, puede desvelar la pureza o no del material de la que están hechos algunos personajes; algunas personas.

JCM

Centro de Estudios Chivanos (CECH)